11 noviembre, 2014

Alumno de Mausi Sebess, Oscar “Coto” Fernandez, abre su restaurante Abundancia Culinaria


El mes pasado nuestro alumno, Oscar “Coto” Fernandez, y estrella de MasterChef Argentina,  abrió su restaurante “Abundancia Culinaria”.

Abundancia Culinaria es la materialización de un sueño, en el que cada uno de los visitantes ya estuvo disfrutando de los exquisitos sabores de una propuesta en la que el principal componente es la pasión; la pasión por la cocina, la pasión por el servicio, por el prójimo.

Oscar Coto Fernández construyó una y mil veces este restaurant en su imaginación. Una y otra vez presentó su propuesta y sirvió a estos mismos comensales en sus mesas de fantasía. El hombre robusto, de piel trigueña y gesto inicialmente adusto lo hizo, como siempre, con su simpleza y calidez. El sueño incluía una visión de futuro amplio, en la que su hoy pequeño hijo Thiago recoge el testimonio.
Coto soñó a Abundancia durante los largos años en que atendió su comedor solidario en una villa de emergencia, enfundado en la casaca de su amado e histórico Barracas; también cuando sirvió, entre otros, al entonces cardenal Bergoglio, hoy el Papa Francisco, en la Parroquia de la Villa 21. Lo soñó cada vez que un comensal humilde le agradeció su Alto Guiso, ese plato de modesta factura que cautiva a pobres y ricos por igual, cuya receta heredó de su padre.
Concretó su sueño después de haber participado en MasterChef, competencia televisiva de cocineros en la que ganó la admiración, la simpatía y el afecto de cientos de miles de televidentes que disfrutaron su presencia y se emocionaron con su despedida. Afrontó el proyecto con María Sol, la bella cocinera bahiense con ojos color cielo que anduvo deleitando con sus platos a ciudadanos del mundo. Con su talento y carisma Coto y María Sol compartieron la pantalla. Ahora comparten Abundancia.

También incluyó en su sueño a sus 3 hermanos. Todos juntos, con sus propias manos, construyeron artesanalmente cada una de las mesas y las sillas que componen este restaurant de 40 cubiertos, en una de los barrios más distinguidos de Buenos Aires, que en un ambiente familiar e intimista ofrece un breve menú, un mix de platos gourmet y caseros, sazonados con dos ingredientes infalibles en la historia de la humanidad: el amor y la esperanza.

Mausi Sebess fué a probar su Alto Guiso y aquí el veredicto….

Alto guiso